No puedo salir de mi casa sin: las cejas y los labios maquillados.

¿Dewy o mate? Dewy

Orgánico o no orgánico: creo que necesitamos un balance entre los dos.

Yo y el SPF: es mi amigo, mi amante y mi fiel compañero. Lo llevo a donde vaya y lo uso tres veces al día. Uno de mis favoritos es el Photoderm Mineral Very High Protection Spray SPF50 de Bioderma.

Mal de belleza que me ha perseguido toda la vida: aún me salen granitos durante mis lunas, así le digo a mi periodo.

Un truco de belleza que nadie conoce pero del que necesitan saber: dry brushing con un cepillo de cerdas naturales y el tomarse una cucharadita de carbón activado con agua en ayunas durante ocho días. Te ayuda muchísimo a desintoxicarte y alcalinizar tu sangre.

El producto de belleza que cambió mi vida: la crema corporal de La Mer, la amo, la amo, la amo. La hidratación te dura hasta dos días.

El producto de belleza del pasado que me gustaría que regresara: los labiales mágicos que cambian de color.

¿Cejas maquilladas o au naturale? Maquilladas que parezcan naturales.

Color de labios que nunca falla: palo de rosa.

Para oler bien uso: Bijan by Bijan, es un diseñador iraní.

¿Cat eye o smokey eye? La combinación de los dos.

Beauty splurge: un día me regalaron un protector solar carísimo de Sisley. Lo único en lo que pude pensar fue en que mejor me hubieran dado el dinero [risas].

Producto de belleza favorito de menos de $100 pesos: el aceite de coco y almendras.

¿Netflix o gym? Netflix.

Comida favorita: los edamames preparados del Mog.

Drink favorito: mimosa.

Lo que me gusta más de mí: mi cara

Lo que menos me gusta de mí: me gusta todo.

Me hace muy feliz: hacer feliz a las personas.

En mi playlist actual puedes encontrar: la combinación de sonidos naturales con el techno.

Placer culposo: el chocolate.

Si pudiera asaltar el tocador/baño de alguien, asaltaría el de: la reina de Inglaterra.

   

Cuéntanos un poquito sobre ti, ¿qué haces y cómo llegaste ahí?

Yo llegué a México hace cinco años. Comencé a estudiar diseño de modas, pero sólo duré un año. Siento que las universidades te arrebatan parte de tu creatividad. La idea de crear una revista vino poco después. Tener un medio de comunicación es una responsabilidad muy grande, pues muchas personas te leen. Primero que nada, quería descubrirme a mi misma, que era lo que tenía por dentro para trasmitir y entonces, nació Eter Magazine, una revista que crea conciencia sin dividir a nadie, es para todos.

La máxima expresión de la belleza la encuentro: en la naturaleza. La veo en los colores, las flores, las montañas, el agua, el cielo…soy fanática del cielo. La veo cuando me veo en el espejo, dentro de mis ojos, porque estoy hecha de todas estas cosas que tiene el mundo. Está dentro de mí y mi corazón. Creo que la naturaleza tiene todos los secretos y la hemos olvidado.

¿Qué papel juega la belleza en tu vida? ¿Cómo ha cambiado tu relación con tu cuidado personal a lo largo de los años?

Al principio, cuando era más joven, la belleza para mí era una herramienta para abrir puertas, era mi arma de defensa. Con el tiempo, descubrí que lo que tenía afuera, también lo tenía adentro. Cuando comencé amarme, fue cuando entendí el verdadero significado de la belleza.

   

¿Cuál es tu rutina de belleza diaria?

Me despierto y lo primero que hago es sentarme, respirar y agradecer que estoy aquí. Me paro, hago un poco de yoga, cepillo mis dientes y me lavo la cara con el Hidraven Foamy Soap Free Cream de Sesderma. Dependiendo de como amanezca, puede que use el Sébium H2O Water de Bioderma, otro aliado en mi vida. Luego, me cepillo el cuerpo de pies a cabeza en movimientos circulares y me meto a la regadera. Para el pelo, mis favoritos son el Cleansing Crème y Masque for Beautiful Color de Oribe. Hidrato mi cuerpo con The Body Crème de La Mer, que me encanta, y después me pongo el aceite corporal femenino H*Balance Aromaessence de Conie Bogart, una marca mexicana increíble. Ultimamente he estado haciendo limpia de productos, intento tener sólo lo necesario.

Para la cara, combino The Perfecting Treatment con The Moisturising Soft Lotion, ambas de La Mer. Termino con mi protector solar. De maquillaje, mi base es la Diorskin Forever de Dior, la sigo con el Air Blush de Marc Jacobs en Night Fever and Hot Stuff y el Naked Illuminated Highlighter de Urban Decay en Aura para iluminar. Mis sombras de diario son Les 4 Ombres de Chanel en Tissé Rivoli. Mis lipsticks favoritos son Le Marc Lip Creme de Marc Jacobs en Goddess y el Glossimer de Chanel en 172.

Qué bonito que la espiritualidad sea una gran parte de tu vida, cuéntanos de tus rituales.

Tengo varios. En las noches hablo con el agua, le pido sueños bellos, que me conecte con los maestros o que pueda hacer un viaje astral. Tomo un sorbo y me acuesto a dormir. Al otro día, le vuelvo a dar las gracias. He tenido sueños muy interesantes. También, utilizo el huevo de obsidiana para limpiarme de energías extrañas. Lo insertas todas las noches dentro de tu vagina, menos cuando tienes tus lunas. No es brujería, es un regalo para las mujeres, para mejorar nuestro lado sexual, espiritual y de pareja.

¿Cuál es tu ritual de belleza más inusual?

Para mí, la menstruación es sagrada y es la mejor mascarilla del mundo. Cada vez que tengo mis lunas, si tengo la oportunidad, me la pongo en la cara en la noche. La dejas secar, la enjuagas y la piel te queda preciosa.

¿Qué crees que es lo más importante de recordar sobre la belleza y el cuidado personal?

Que no importa que te pongas la crema más cara, si no te amas a ti mismo, eso no vale nada.

¿Qué sigue para ti? ¿Qué es lo que más te emociona del futuro?

Quiero llevar a Eter al resto de Latinoamérica. También, produje un corto que se llama Fango y estamos con todo para llevarlo a Cannes.

– Cata Marín fotografiada por Nathalia Pavón en su departamento en la CDMX.